Vida Saludable

El Top 10 Para Disfrutar De Una Vida Saludable

85 / 100

Te comparto el TOP 10 para disfrutar de una vida saludable. Estos diez puntos me parecen interesantes a la hora de llevar una vida saludable, plena y consciente. Son prácticas que pueden ayudarte a sentirte mejor contigo misma si las pones en práctica. ¡Porque la vida hay que disfrutarla! ¿Comienzas hoy mismo siguiendo estos consejos que te presento a continuación?

1 DISFRUTA DE LA COMIDA

Comer es un placer pero con toda la propaganda que nos ha llegado y llega de la vida sana quizá no lo veas así. Te han intentado hacer creer que comer sano es sufrir y un listado de alimentos prohibidos pero no tienes porque seguir atrapada en esa manera de pensar.

Elige y planea una dieta alimenticia equilibrada. Cultiva tus propios alimentos en casa o intenta que la cadena de intermediarios sea lo más corta posible, si conoces a los agricultores todavía mejor. Escoge una alimentación libre de químicos en la que tu paladar y tu vista disfruten porque estos puntos son igual de importantes.

Involúcrate en tu alimentación ya que esta será la que va a nutrir tu cuerpo. No dejes que sea alguien externo que te “recete” un régimen que para cumplirlo te haga perder la felicidad a la hora de comer, aunque sea participa en el proceso todo lo que puedas.

Tener responsabilidad y ocuparte de tu alimentación te ayudará a conocer tu cuerpo, a saber que es lo que le sienta bien  e indagar para qué hay cosas que no toleras.

Puedes transformar las sensaciones negativas que tienes asociadas a las comidas y a tu alimentación en un paso más hacia tu autoconocimiento. Transforma las prohibiciones y el sufrimiento que rodea a los alimentos en algo que te haga sentir genial.

si por alguna razón crees que no vas a poder hacerlo te recuerdo que todo está en tu cabeza. Ya que no sólo te alimentas de comida también te nutres de pensamientos, creencias, sentimientos y emociones, así que no te quedes estancada.

Si no quieres modificar tus hábitos alimenticios porque crees que son buenos para ti pero lo que comes no te hace sentir bien y no te gusta, cambia tu mentalidad. 

Que cada vez que comas, sea lo que sea, no lo hagas con desánimo, ni con culpabilidad.

Disfruta de la comida y agradece lo que comes (una práctica olvidada que sigue siendo esencial para llevar un estilo de vida saludable).

2 DISFRUTA EL EJERCICIO

Otra vez la palabra clave es disfrutar. La palabra ejercicio también se encuentra asociada al mundo de la vida saludable y muchas veces con connotaciones que puede que te resulten negativas como esfuerzo, dolor, y sacrificio.

Así que te encuentras con una gran contradicción y tu cabeza va a interpretar que para llevar una vida saludable tienes que obligarte a hacer un ejercicio que te costará esfuerzo y sacrificio. Te animo a que no lo veas así porque realmente no es así. Ves un poco más allá y reflexiona el porqué/para qué piensas eso.

Es más, esa manera de pensar te está apartando de su práctica, algo que igual todavía no ves pero que puede hacerte sentir realmente plena.

Como cuento en el libro UNCSD hay muchas maneras de hacer ejercicio, más de las que te imaginas ya que el ejercicio no sólo es ir a un gimnasio para hacer pesas y máquinas o correr. Correr está de moda sí pero si no te gusta correr o no te gusta ir a un gimnasio porque te aburre y no te sientes realizada hay otras maneras de activar tu cuerpo físicamente.

No elijas un deporte que no te gusta. Escoge un tipo de ejercicio que te divierta. Decide si prefieres hacerlo sola o en grupo. Si eres más de ejercicio muy energético o más suave. Si resulta que te gustan varios, combina. De nuevo, indagapruebaexperimenta hasta que encuentres el tipo de ejercicio a tu medida.

Y si te acabas cansando o llegas a tu límite, cambia a otro. Mantén tu cuerpo en movimiento con un ejercicio que te reconforte.

3 PON ATENCIÓN A TU RESPIRACIÓN

Sí, ya sé que tu cuerpo respira solito y menos mal porque como tuviéramos que tener esa responsabilidad no sé yo…

Te invito a observar tu respiraciónTe darás cuenta que más veces de las que crees estás reteniendo la respiración, esto puede repercutir en tensión y agotamiento mayor a lo largo del día.

Quizá respires por la boca y no por la nariz. Aunque nos puede entrar aire por ambas partes, la nariz es la encargada de llenar tus pulmones de aire y no es así por capricho. Su cometido es que el aire que llegue a tus pulmones esté libre de impurezas y también se encarga de calentar el aire que respiras y de mantenerlo a una humedad adecuada.

También puedes hacer respiraciones conscientes. Respirar es algo que llevamos de serie, hacerlo de manera consciente puede beneficiarte para llevar una vida saludable. Lo puedes hacer en cualquier momento. Sólo requiere que tomes la decisión de querer hacerlo y de aprender alguna técnica para aprovechar mejor sus beneficios.

4 MÍMATE

Date un capricho cada semana. Piensa qué es aquello que te encantaría hacer pero que siempre queda relegado porque no tienes tiempo, porque no es importante, porque ya lo harás cuando termines todo lo demás o incluso eso que siempre queda para cuando te jubiles. Es momento de empezar a dedicar tiempo a esas pasiones que no te permites expresar debido a la cantidad de obligaciones que te pones cada día.

Te doy alguna idea:

  • Prepárate un baño de sales en tu casa.
  • Ves a que te den un masaje.
  • Disfruta de una sesión de spa.
  • Pasa una tarde leyendo o jugando.
  • Aprende algún idioma que te encante.
  • Pinta.
  • Canta.
  • Toca algún instrumento.
  • Hazte un regalo.
  • Juega con tus hijos.
  • Queda con esas amigas que hace tanto que no ves.
  • Visita un lugar nuevo.
  • Siembra semillas de tus flores preferidas.

Haz tu propia lista y acude a ella para darte una sesión de mimos cada semana.

5 ESCRIBE

Es una práctica que puede sorprenderte. La escritura tiene muchos beneficios que igual no conoces.

Si te encanta escribir incluso te diría que te tomes más tiempo cada día para disfrutar de la escritura y si no lo has intentado nunca, te animo a que lo pruebes y experimentes que es lo que sientes al escribir. Escribe de forma manuscrita.

Toma diez o quince minutos diarios para escribir lo que te apetezca: un microcuento, una poesía, una carta, una postal. Escribe para expresar sentimientos, para resumir el día, para anotar y desarrollar ideas que quieres llevar a la práctica.

6 LEE

A mí me encanta leer. ¿Y a ti? Recopila los libros que tienes en esa lista como pendientes de leer y crea o retoma el hábito de sumergirte y disfrutar de la lectura un rato cada día.

¿Eres de las que no puede pasar un día sin leer? entonces pasa todo un día o un fin de semana sin hacer otra cosa que no sea leer. Si ahora mismo no sabes por donde empezar te comparto tres recomendaciones:

7  DESCONECTA DE LA TECNOLOGÍA

Desconecta por completo durante un día del ordenador, de la tablet, del eBook Reader, del móvil (esto significa no entrar a redes sociales, no usar el WhatsApp, ni telefonear a nadie) y repite esta práctica un día a la semana.

Te puede sonar muy radical pero te aseguro que no hace tanto tiempo vivíamos sin toda esta tecnología, así que porque un día dejes de usarla no pasará nada en absoluto.

Quizá compruebes la cantidad de horas que pasas al día “perdidas” en las que podrías dedicarte a aquello que te apasiona. Esas cosas de las que hemos hablado en el punto cuatro que dejas relegadas porque no encuentras espacio ni tiempo para ellas.

8 PASA TIEMPO  SOLA CONTIGO MISMA

Date un espacio para conectar contigo misma cada día. Te ayudará a tener claridad, a desarrollar tu intuición, a desconectar del mundo y desligarte por un tiempo sobre esa fuerte identificación que solemos tener con el cuerpo.

9 SAL A LA NATURALEZA

Ves a la naturaleza por lo menos una vez por semana. Disfruta del aire libre. Acércate a pisar el césped, la arena, la tierra, la nieve, ves al monte o a la playa, que te de el sol, que te acaricie la brisa o que te moje la lluvia.

Camina descalza sobre la tierra, la hierba o la arena. Observa el vuelo de los pájaros.

Escucha el silencio o los sonidos de la naturaleza, las olas, los cantos o llamadas de las aves, las hojas de los árboles movidas por el viento.

Inspira profundamente y embriágate de las fragancias de los árboles, de las flores, de la humedad salada.

Abraza un árbol, Échate sobre el césped, Juega con las hojas caídas. Siente el frío, el calor, la humedad, la sequía.

Siente la conexión con la naturaleza.

10 RÍE A LA VIDAD

  • Ríe, sí.
  • Ríete un montón.
  • Ríete cada día.
  • Ríete de la vida.
  • Ríete cuanto más puedas mejor.
  • Ríete a carcajadas.
  • Contagia con tu risa a otros.
  • Cuenta chistes.
  • Invéntate monólogos.
  • Haz tonterías y ríete de ti misma.
  • Haz reír a los demás.

Busca motivos para reírte. Si algo te parece muy grave, desdramatiza, quítale importancia, busca su lado divertido y consigue sacar una sonrisa.

¿Añadirías alguno más que a ti te hace sentir especialmente plena? Compártelo en los comentarios, y si te ha gustado este decálogo para disfrutar de una vida más saludable y quieres ayudarme puedes compartirlo en la redes sociales. ¡Gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *