El Café y la Alimentación Sana

El Café y la Alimentación Sana

69 / 100

Es lindo levantarse de la cama y tomarse un buen café. Es más forma parte de nuestra vida diaria tomar un café. Está incorporado a nuestro hábitos alimenticios.

Por eso para todos los que nos gusta el café,  lee lo que sigue a continuación. Es una información muy buena para tener en cuenta.

Isabel de los Ríos, reconocida nutricionista y autora del Programa Comer para Perder me envía por mail un boletín muy interesante cada semana. En esta ocasión habla sobre los aspectos positivos y negativos del café.

El Lado Feo de la Cafeína

La mayoría del café y té contiene mucha cafeína. Usualmente este es el primer motivo por el que la gente prefiere tomar café en la mañana. La cafeína es una droga como cualquier otra y viene acompañada con una larga lista de efectos secundarios.

¿Alguna vez has intentado no tomar tu café en la mañana? Si, pásame una aspirina, ¿no es así? El dolor de cabeza que te puede dar cuando intentas de dejar este hábito puede ser brutal (como pasa con las demás drogas), asimismo crear una dependencia y adicción como esta es dañino para el cuerpo.

Segundo, el café es extremadamente ácido. Nuestros cuerpos funcionan a un nivel óptimo cuando están ligeramente más alcalinos (lo opuesto de ácido). Lo mejor para nosotros es reducir en gran medida cualquier alimento que haga que el pH de nuestro cuerpo se vuelva más ácido y comer más alimentos que sean alcalinos (como las frutas y vegetales). Un cuerpo con pH ácido es como un imán para todo tipo de enfermedades. Además, un cuerpo alcalino posee un sistema inmunológico mucho más fuerte, haciendo que sea mucho menos probable que se enferme.

Por último, pero no por ello menos importante, la cafeína en el café y té abusa de tus glándulas suprarrenales. Esas glándulas liberan tus hormonas para “lugar o huir”, básicamente te dan un buen “impulso” cuando es necesario.

Desafortunadamente, la gente que bebe café todo el día constantemente está atacando a sus glándulas suprarrenales. Esto es el equivalente a estar latigueando a un caballo cansado incluso cuando está exhausto. Eventualmente dejará de moverse.

El Lado Bonito de la Cafeína

El café sabe muy rico y me hace sentir muy bien en la mañana. Muchos estudios han demostrado que el café puede ayudar a prevenir y tratar enfermedades y padecimientos tan variados como la enfermedad de Alzheimer, diabetes, enfermedad hepática, cáncer de piel, enfermedad de Parkinson y más. No obstante, no creo que el café pudiera ser la cura para ninguna de estas enfermedades, muchas culturas antiguas sí usaban el grano de café para curar una larga lista de padecimientos. No sin mencionar, que pequeñas dosis de cafeína pueden incrementar el desempeño y la concentración mental.

El té verde también es una bebida grandiosa que posee una larga lista de beneficios. Por lo menos, el té verde es una maravillosa fuente de antioxidantes que son importantes para prevenir el cáncer. Se ha descubierto que puede elevar el metabolismo y ayudar a quemar grasa. Antes de que vayas a darte un baño de té verde, sus efectos son realmente menores cuando se comparan con los efectos de los planes de nutrición y ejercicio adecuados. Ahora que dije eso, ¡no vayas a pensar que puedes consumir comida chatarra y diluirla con té verde!

¿Qué puede hacer un bebedor de café y té?

1. Limita tu ingesta de café y té a 2 tazas de 250 ml al día. No, no 2 de cada uno, 2 en total. Beber más de eso se considera como una gran adicción.

2. Si actualmente eres dependiente de mucha cafeína al día, reemplaza 1 o 2 tazas de café con té verde. El té verde tiene mucha menos cafeína que el café y te ayudará a combatir los espantosos síntomas de la desintoxicación.

3. No tomes tu café con azúcar, leche, jarabe y crema batida (Supongo que esto implica dejar de ir a tu cafetería favorita, ¿verdad?). Usa stevia o xilitol para endulzarlo y evita todas las dañinas calorías vacías. Una cucharita de crema para el café tampoco te hará daño. Por favor, no uses ninguno de esos sustitutos de crema de varios sabores. Son más parecidos al experimento de química de alguien que a un alimento real.

4. Asegúrate de tomar decisiones saludables con tus alimentos. Evitar otros alimentos ácidos como el azúcar, edulcorantes artificiales y alimentos procesados, aligerará la carga ácida sobre el cuerpo.

5. Cerciórate de que tu café sea orgánico. El café convencional está lleno de pesticidas y químicos que deben de ser evitados a toda costa.

¿Voy a renunciar a mi café? Probablemente no, pero por ahora lo bebo con moderación y disfruto de mi café matutino.