Evita estos 4 Errores cuando Preparas Pollo

Evita estos 4 Errores cuando Preparas Pollo

53 / 100

A menudo uno de nuestros platos preferidos para preparar es el pollo, es muy barato y aporta grandes valores nutricionales. Es un plato que se puede cocinar con variados acompañantes y estilos. No obstante, cuando lo vamos a preparar solemos cometer ciertos errores que pasan desapercibidos, pero que pueden convertirse en terribles pecados en nuestra sagrada técnica culinaria. En este artículo conoceremos de qué se tratan:

1.    Selección de un producto con mala calidad

Cuando escogemos un pollo de buena calidad, nuestro plato tendrá un sabor inigualable que deleitará al paladar (es una valor proporcional). También será más sabroso. Pero, ¿sabes cómo elegir el mejor pollo cuando vas al mercado? Si no conoces los secretos, enseguida te brindaremos importantes técnicas para seleccionar.

Primero detalla el aspecto visual del pollo, el color de la carne es esencial. No debe presentase decoloración; su aspecto tiene que ser de color rosa claro. Si observas que hay manchas amarillas, no pienses en comprarlo ni un segundo; las manchas indican que el pollo está pronto a vencer.

Cuando tomes entre tus manos al pollo debes presionarlo sobre su envoltorio con los dedos. Si sientes todo firme, significa que el pollo está fresco, de igual manera evalúa el aspecto del envoltorio.

2.    Proceso para descongelar el pollo

Durante la pandemia del Covid-19 adquirimos la costumbre de almacenar y congelar la carne. Sin embargo, uno de los errores que cometemos frecuentemente es comprar pollo congelado, lo mejor es comprarlo fresco para congelarlo posteriormente.

Si ya tienes el pollo congelado, nunca lo pongas a descongelar en la encimera de la cocina. Con ello, solo harás que las bacterias que puedan estar en el pollo se multipliquen. Por lo tanto, no debe dejarse nunca a temperatura ambiente.

El pollo debe descongelarse sacándolo del congelador hacia el refrigerador. Quizás demore más tiempo, pero es una medida higiénica que tu cuerpo y comensales agradecerán.

Si por el contrario necesitas descongelar el pollo de manera rápida utiliza el microondas activando la función de descongelamiento.

3.    Quitar la piel del pollo antes de cocinar

Si por motivos de dieta para adelgazar le retiras la piel al pollo antes de cocinar, no lo vuelvas a hacer. La piel protege al pollo de las altas temperaturas, permite que el pollo retenga humedad en su interior, volviéndolo más jugoso.

4.    Uso incorrecto de especias

Cuando no colocas salsa a tu comida irremediablemente la sentirás insípida. El pollo tiene un delicioso sabor cuando se sirve con salsas y acompañado de verduras frescas.

Un truco fabuloso consiste en marinarlo durante varias horas. Para logra un resultado inolvidable recurre a varios instrumentos, qué se puedan utilizar para marinarlo:

  • Nata u otros productos lácteos.
  • Salsa de soja o teriyaki.

Otras técnicas culinarias que son exquisitas para preparar de mejor manera el pollo es bañarlo en vino o jugo de naranja. También es válido usar kétchup.

Recuerda que ciertos productos despliegan un ácido que, después del contacto con el pollo lo ablandan, no es necesario marinar el ave por más de dos horas.